Lolas Cookies

Dulces y mucho más

Arroz con leche en Thermomix

El arroz con leche es uno de los postres más famosos de la gastronomía española, sobre todo la asturiana, donde es uno de sus postres más famosos. De este postre hay que decir que aunque no da demasiado trabajo, sí hay que tener mucha paciencia porque debe hacerse poco a poco.

Si no tienes demasiado tiempo pero aún así quieres disfrutar del sabor de este delicioso postre, te proponemos la receta del arroz con leche en Thermomix, para que lo hagas en muy poco tiempo y puedas sorprender a los tuyos con este delicioso postre.

Arroz con leche en Thermomix

Gracias a la Thermomix encontraremos una forma muy fácil de preparar mil y una recetas como esta en muy poco tiempo dado que apenas nos dará trabajo y es muy fácil de limpiar.

Para su elaboración necesitarás estos ingredientes:

Modo de elaboración

Lo primero que debemos hacer es lavar el arroz para quitarle gran parte de su almidón. Para ello lo echaremos en un bol que cuente con bastante agua fría y ahí lo dejaremos durante unos minutos y de paso eliminemos cualquier clase de suciedad que pudiera tener.

Este paso hará que el arroz nos quede menos apelmazado una vez esté cocinado, aunque este paso no es necesario dado que hay personas a las que les gusta el arroz un poco más unido a la hora de comerlo.

Colocamos la herramienta mariposa en las cuchillas e iremos vertiendo la leche en el vaso de la Thermomix junto al arroz que ya habremos escurrido previamente. Incorporaremos también la piel del limón y la rama de canela, programaremos a 90 grados de temperatura, giro a la izquierda y velocidad cuchara durante 45 minutos.

Una vez finalice el programa se añade la mantequilla y el azúcar, programándose otros 10 minutos con los mismos ajustes que habíamos puesto antes. En este paso debemos fijarnos si la leche se ha consumido mucho. Si es así hay que añadir un poco más, con lo que evitaremos que el arroz nos quede demasiado seco al final.

Cuando haya finalizado el programa de la Thermomix, verteremos todo el contenido en los recipientes que hayamos elegido para servirlo, no sin antes haber quitado la piel del limón y la rama de canela.

Una vez vertido en sus recipientes lo dejaremos enfriar a temperatura ambiente, momento en el que ya se puede comer, aunque en este caso se suele meter en la nevera durante unas horas.

Antes de servir se puede echar canela en polvo por encima o incluso, para que quede más rico, espolvorear una cucharada de azúcar blanca por encima y requermarla con un quemador de cocina, tal como se hace en muchas partes de Asturias y con lo que se le consigue dar a este postre un plus de dulzor que gusta a todo el mundo.